• Clubes:
  • Ampo Ordizia RE
  • Barça Rugbi
  • C.P. Les Abelles
  • C.R. La Vila
  • Ciencias Universidad Pablo de Olavide
  • Complutense Cisneros
  • Gernika RT
  • Lexus Alcobendas Rugby
  • SilverStorm El Salvador
  • UE Santboiana
  • Universidad de Burgos - Bajo Cero
  • VRAC Quesos Entrepinares
Playoff por el Título
VRAC Quesos Entrepinares

VRAC Quesos Entrepinares

14 : 12

Complutense Cisneros

Complutense Cisneros

Playoff Cuartos de final

DOMINGO 16 MAYO - 12:30 H.
Campo Rugby Pepe Rojo

Arbitro: David Joaquín Castro

ANOTACIONES

  • 13' Tomás CARRIÓ
  • 25' Baltazar TAIBO
  • 62' Baltazar TAIBO
  • 80' Baltazar TAIBO
  • 35' Gonzalo VINUESA
  • 40' Gonzalo VINUESA
  • 58' Gonzalo VINUESA
  • 73' Gonzalo VINUESA
Acta FER

Crónica del partido

Un drop mágico de Taibo mete al VRAC en semifinales

Complutense Cisneros puso contra las cuerdas a un Quesos que mostró su peor versión de la temporada

Un drop mágico de Taibo mete al VRAC en semifinales

Difícil de contar lo que ocurrió en Pepe Rojo en los cuartos de final de la División de Honor de Rugby. Complutense Cisneros, clasificado para los playoffs desde el grupo de abajo, le mantuvo el pulso al VRAC Quesos Entrepinares hasta el pitido final de David Castro. De hecho, el partido entró en su última jugada con los madrileños por delante en el marcador. Baltazar Taibo tumbó las ilusiones visitantes con un drop de esos que, repetido, uno puede dejar de visionar una y otra vez. Un gesto de valentía y talento a partes iguales que vale unas semifinales de Liga.

Pero antes de eso pasaron muchas cosas, y la mayoría contrarias a los intereses de un VRAC que recordó al de la eliminación copera de 2020 frente al Barça Rugbi, también en Pepe Rojo. Desmotivado, impreciso y agotado, el Entrepinares no fue ni la sombra del equipo que hace unas semanas se llevó un derbi de Valladolid que se repetirá el próximo domingo, esta vez con un billete a la gran final en juego.

El comienzo del encuentro frente al Cisneros nada tuvo que ver con el final. La primera jugada cerca estuvo de dejar un ensayo de John Wessel-Bell que los universitarios evitaron in extremis. Pero eso no cambió las sensaciones iniciales, con un VRAC muy por encima de su rival durante los primeros 30 minutos pese a desaprovechar Vinuesa un golpe de castigo en los primeros compases. Fue Tomás Carrió el que abrió la lata con una irrupción por el flanco derecha tras una buena jugada colectiva. Taibo falló la transformación, pero coló el oval entre palos en un castigo en el minuto 26 que colocaría el 8-0. Poco después un exceso de ímpetu de Patrick Case en una acción contra John Wessel-Bell dejaría a Cisneros con 14 jugadores hasta el final del encuentro. Una merma que se intuía decantaría la balanza a favor de un VRAC que tendría la oportunidad de elevar la ventaja hasta el 11-0 con el pie de Taibo. Fallado el puntapié, Complutense Cisneros se levantó del sopapo de la inferioridad y se metería de lleno en el partido y en la eliminatoria. Un castigo, dos castigos…y entremedias uno fallado dejaban al descanso un inquietante 8-6.

La segunda mitad cambió poco el guion, con un VRAC pensando en las semifinales y un rival que no renunciaba a ellas. El Quesos iba a menos y Cisneros a más, a mucho más. Apenas sufría en defensa y raro era que cometiese alguna indisciplina. Al Quesos se le puso el partido cuesta arriba en un abrir y cerrar de ojos. Otra transformación de Vinuesa, amarillas a Coke y Sacha… los primeros 20 minutos se consumieron lentamente, pero cuando el marcador mostró el 8-9 en contra de los azulones el reloj empezó a correr más rápido que nunca. Taibo rebajó tensiones con un puntapié para el 11-12, pero todos en Pepe Rojo sabían que los de la Complu no habían dicho su última palabra. Fue entonces cuando, con poco que perder y mucho que ganar, los madrileños se lanzaron al ataque y se encontraron un golpe de fácil transformación que Vinuesa pasó agotando los 90 segundos de los que disponía para minimizar las opciones de remontada del VRAC. Quedaban menos de 10 minutos y el resultado era de 11-12.

Cualquier pérdida o error podía ser letal para el VRAC, que seguía sin afinar y sufría para entrar en veintidós rival. Los minutos pasaban y el reloj se detenía constantemente. Cuando el Quesos se quiso dar cuenta, al partido le quedaban segundos y David Castro advertía de que era la última jugada del partido. Cisneros defendía con todo y evitaba las indisciplinas. Las fuerzas estaban en mínimos y nadie era capaz de romper el muro visitante. Taibo se posicionó y PabloGil leyó las intenciones del argentino, que armó la pierna y levantó a todos los aficionados de sus asientos. El oval salió limpio y se coló entre palos con la magia que tiene el rugby y selló el milagro del 14-12.

 

FOTO: JCR


Galería de fotos

Fotografías: JCR


Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Puedes consultar más información en nuestra política de cookies. Leer política de cookies

Configurar Aceptar